Ciencia & Tecnología · 14 de Abril

La importancia de supervisar y limitar el uso de pantallas en niñas y niños

14/04/22

A finales del 2020 una encuesta realizada por Criteria, empresa con trayectoria y prestigio en investigación, arrojó que 9 de cada 10 niñas y niños tiene un celular. Son personas que nacieron y han crecido en medio de la cultura de la tecnología y les llaman nativos digitales.

Las niñas, niños y adolescentes mantienen una alta exposición a videojuegos, celulares, tablets y televisión durante el día y, en algunos casos en la noche, llegando a que un 60% de su interacción sea vía dispositivos móviles u otros.

1.imagen_
Créditos: Jacob Lund Photography

La psicóloga Daniela Cano, quien se dedica a la atención de niños, niñas y adolescentes, considera que un uso limitado de las pantallas es preferible a la prohibición directa por parte de padres y cuidadores.

“La tecnología en sí reporta variados efectos positivos como la inmediatez de la información y la oportunidad de mantenernos en contacto a pesar de la distancia geográfica. Niños y niñas se han visto obligados a utilizar pantallas para mantenerse en contacto con familiares o terceros significativos, así como también para socializar con pares y participar de clases virtuales, que no sería posible sin los avances tecnológicos actuales”.
2.imagen_
Créditos: Jacob Lund Photography

Además, la profesional destacó la adicción que podría provocar el uso de pantallas y el sedentarismo al que contribuye.

“El efecto más negativo tiene relación con el poder adictivo de las pantallas que, con el tiempo, va modificando el umbral del placer de aquellos niños y niñas expuestos sistemáticamente a las mismas, lo que va a impedir que puedan disfrutar de experiencias sensoriales de la vida real y que por ende, perseveren en la búsqueda de una estimulación digital de mayor intensidad, quedando expuestos a contenidos inapropiados para la edad, sedentarismo y otros efectos negativos derivados”.
3.imagen_
Créditos: Annie Spratt

Sin embargo, sabemos que muchas veces este uso de pantallas es imposible prohibir completamente. Por ello Daniela Cano recalca cómo realizar un buen uso de los distintos soportes y un llamado de alerta a las y los cuidadores:

“Estar atentos a las necesidades de los niños y niñas, supervisar el uso de las pantallas y limitar esta actividad a ciertos horarios del día, considerar en la rutina experiencias ricas en estimulación cognitiva y sensorial como dibujar, pintar, hacer ejercicio físico, etc., y por sobre todo, promover de manera transversal la comunicación con los y las niñas”.

Uso del celular: Cuando los adultos también necesitan límites

¿Sabías qué? 2 de abril, una fecha para concientizar sobre el autismo